Semana Santa Monóvar - Crónica 2006

   
  Semana Santa Monóvar
  Crónica 2006
 
Crónica de la Semana Santa de 2006


   Las actividades previstas en el guión de actos de la Semana Santa del 2006, se iniciaron con las misas ofrecidas a cada una de las cofradías. Desde hace unos años se cambió el horario de éstas a fin de lograr una mayor asistencia de cofrades, pasando de celebrarse en la mañana de los domingos a hacerlo los sábados por la tarde. La primera de las misas correspondió a la cofradía de Ntro. Padre Jesús la cual se celebró el sábado 4 de marzo a las 19,30 horas, continuando con las respectivas misas del Stmo. Cristo Crucificado el día 11, Ntra. Sra. de los Dolores el día 18, Santo Sepulcro el día 25, para finalizar el día 1 de abril con la cofradía de Ntra. Sra. de la Soledad. La misa ofrecida a la imagen de la Entrada de Jesús Triunfante coincide con el día de su salida a la calle, el Domingo de Ramos.
 
     El día 31 de marzo, siempre el viernes anterior al de Dolores, se celebró el Vía Crucis por la Paz, saliendo a la calle a las 22,30 horas. En ésta ocasión la Cofradía del Stmo. Cristo Crucificado modificó su itinerario que habitualmente subía a la ermita de Sta. Bárbara para dirigirse en éste caso a la plaza que lleva el nombre de su titular. Las distintas estaciones del Vía Crucis fueron leídas por cofrades del Cristo en su mayoría, aunque también pudieron leer otras personas que no pertenecen a la cofradía. Los momentos más emotivos se dieron en la calle Poveda al llegar al domicilio de D. Luís Gran González, uno de los cofrades fundadores del Cristo, quien con un gran esfuerzo y entre lágrimas de emoción logró ponerse en pie para besar la imagen del Cristo. Aunque el mayor esfuerzo lo tuvieron que hacer quienes en la subida de la calle Calvario llevaban la talla del Cristo. También los más pequeños tuvieron reservado un tramo para ellos. A la llegada del numeroso grupo de asistentes a la iglesia, se celebró el Tradicional Besapies a la Imagen del Cristo.
 
     Llegado el Domingo de Ramos con los actos más propios de la Semana Santa se esperaba con preocupación la evolución meteorológica. Tras la Solemne Bendición de Palmas a cargo del nuevo párroco D. Antonio Alcolea Martínez, se dio inicio a la Procesión de las Palmas con la imagen de la Entrada de Jesús Triunfante. El Paso muy bien arreglado con palma blanca y ramas de olivo, era llevado como de costumbre por la familia monovera que se desde siempre se encarga de que la procesión salga puntualmente a la calle cada Domingo de Ramos. Respecto a la afluencia de público, numerosísima, la buena mañana de sol invitó a los monoveros a vestir a los más pequeños de la casa con sus mejores galas, sin olvidar claro, que el Domingo de Ramos hay que estrenar algo. En resumen asistencia masiva de monoveros que junto a la Banda de Música la Artística, autoridades municipales, de la parroquia y representantes de la Junta Mayor de Cofradías acompañaron al “burret” en la primera procesión de ésta Semana Santa.
 
     El Martes Santo a las 22,30 horas salió a la calle la Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno. Como venía siendo de costumbre hasta ahora, lo hizo partiendo de la iglesia del Exconvento y digo hasta ahora porque como ya es conocido por todos, es la última vez que parte desde allí. En adelante la imagen del Nazareno quedará alojada en un nuevo altar que la cofradía ha adecuado en la iglesia de       S. Juan Bautista. Altar que fue inaugurado y bendecido al finalizar la procesión y del cual pueden sentirse orgullosos y enormemente satisfechos por el trabajo bien hecho. Desde ésta crónica creo que debemos felicitarles por el buen gusto que han tenido. Respecto de la procesión cabe destacar la recuperación de la Banda de Tambores y Clarines después de algún “problemilla” que tuvo en años anteriores. Esta recuperación se hizo notar en las marchas interpretadas tanto en la entrada y salida del Paso como en el repertorio a lo largo del desfile procesional.
 
     El Miércoles Santo se hizo un “experimento” que por lo visto agradó a la mayoría y podría en mi opinión continuar en el tiempo. La Cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores partió de la iglesia a las 22,30 horas con itinerario determinado mientras que la Cofradía de Ntra. Sra. de la Soledad, portada a hombros por sus costaleros, lo hizo con otro recorrido distinto, más corto que el de la Dolorosa por la diferencia de paso de los costaleros de la Soledad respecto de la carroza que representa el descendimiento de Cristo. Al confluir las imágenes en la Plaza de la Sala, se escenificó un encuentro entre ambas, mientras la Banda de Tambores y Clarines de la Dolorosa, interpretaba la marcha “Perdona a tu pueblo”. El numeroso público que abarrotaba la plaza irrumpió entonces en un aplauso que se repitió nuevamente en la entrada a la iglesia de ambas cofradías.
La nota negativa de la noche se vivió en la calle Segura cuando un grupo de jóvenes arrojó sobre la imagen de la Dolorosa un líquido que según las últimas versiones, podría ser agua y lejía, con las desastrosas consecuencias que eso comporta en una talla de madera policromada con cerca de sesenta años de antigüedad.
 
     El Jueves Santo todos mirábamos al cielo, las previsiones meteorológicas indicaban la posibilidad de que se produjeran débiles lluvias, pero a lo largo de la noche el cielo quedó despejado ofreciendo bellas imágenes con la luna llena al fondo. Hecho que seguramente aprovecharán los participantes en el primer concurso de fotografía que organiza la Cofradía del Stmo. Cristo Crucificado. En otro orden de cosas, a las 11 de la noche con absoluta puntualidad, se abrieron las puertas de la Arciprestal de San Juan Bautista para celebrar la Procesión del Silencio. Tras desfilar el tramo de cofrades de luz, en ésta ocasión superando los trescientos cofrades, salió a la calle el Trono del Stmo. Cristo Crucificado, bajo el paso solemne que le marcaba la Banda de Tambores titular del Cristo y como ya ocurrió en las procesiones celebradas en los días anteriores una fuerte ovación cerró la “revirá” del Paso del Cristo, para después enfilar la prolongada subida a la calle Bartolico. La subida se hizo en una sola “chicotá” (espacio que se recorre desde que se levanta el Paso hasta que se vuelve a dejar en el suelo) y cuando todos estábamos recuperando el aliento tras la subida de la empinada cuesta, un extraño ruido, seguido de una polvareda nos alarmó. Tal vez por casualidad o tal vez por el sonido de los tambores, el techo de una vivienda antigua se vino abajo. Aunque la gente se movía de arriba abajo con preocupación, los responsables de la organización del desfile procesional pudieron reconducir la procesión y tras comprobar que no había peligro y que no se había producido desgracia personal alguna, los costaleros del Cristo coronaron en el portxet de Sta. Bárbara para encararlo al pueblo y con una “levantá” presentarlo al pueblo nuevamente entre los aplausos de los asistentes. Cabe destacar la incorporación a la presidencia de la Procesión del Silencio de un grupo de señoras que habitualmente tienen una colaboración muy estrecha con la cofradía, quienes ataviadas con la tradicional mantilla precedían a otra fila compuesta por D. José Durá López, directivo de la cofradía; D. Gregorio Martínez Mallebrera, cofrade fundador; D. Salvador Poveda Bernabé, Alcalde de la ciudad; D. José María Choclán Gámez y D. Alfredo Llopis Verdú, Diputado Mayor de Gobierno y Hermano Mayor respectivamente de la Hermandad Sacramental del Stmo. Cristo del Mar, de Alicante. El resto de la procesión discurrió con la normalidad esperada regresando a la parroquia a las 2,40 horas de la madrugada.
 
     El Viernes Santo se celebraba la Procesión del santo Entierro en la que las cofradías monoveras desfilan acompañando a la Cofradía del Santo Sepulcro. Desde la Junta Mayor nos habíamos propuesto dos retos principales. Controlar la afluencia de cofrades en el interior del Templo, para lo que se acordó que los componentes de las distintas cofradías permanecieran fuera hasta el momento en que les correspondiera desfilar y el otro, evitar los excesivos cortes entre cofradías a lo largo de la procesión. Ambos objetivos creo que se cumplieron en cierto modo. Tan solo algún cofrade que no había recibido de su cofradía las indicaciones pertinentes accedieron a la iglesia, hasta que los responsables de su cofradía les informaron de las normas establecidas por la Junta Mayor. Respecto de los cortes en la procesión, salvo contados momentos puntuales, en general se ha mejorado notablemente la organización. En cuanto a la procesión en sí, las cofradías salieron con total normalidad. El tramo de la Cofradía del Sto. Sepulcro salió a la calle portado a hombros por sus costaleros al son de las marchas interpretadas por su Banda de Tambores y Clarines. Como es habitual el Paso del Sepulcro era “custodiado” por la Guardia Civil destacada en la población y tras él desfilaba la representación de la Parroquia, Corporación Municipal y Policía Local. Destacaremos que al paso de la cofradía del Cristo por la calle Mayor se recitó una poesía desde un balcón, dedicada a la imagen del Cristo, al igual que al paso de las Cofradías de Ntra. Sra. de los Dolores y Ntra. Sra. de la Soledad por la calle Argentina, se interpretaron sendas saetas a cargo de la monovera Consuelo Silvestre. Para terminar la noche no podía faltar un nuevo susto, ya que en la entrada del Paso del Santo Sepulcro un “traspiés” de los costaleros estuvo a punto de costarles un disgusto cuando un lateral quedaba arriba en la “levantá” mientras que el otro era bajado al hombro. Afortunadamente no hubo consecuencias. Posteriormente tras el regreso de todas las cofradías al Templo se procedió a la celebración del Santo Entierro. Mientras un grupo de tambores y trompetas de las cofradías de la Dolorosa y el Sepulcro interpretaban conjuntamente una pieza musical y el cura párroco D. Antonio nos ofrecía unas reflexiones acerca de la muerte y resurrección de Cristo, responsables de la Cofradía del Santo Sepulcro introducían la imagen de Cristo yaciente en su urna-altar
 
     El Domingo de Pascua transcurrió fiel a la más pura tradición. Tras la misa de las 7,30, la Mayordomía de la Virgen del Remedio a los sones de la Banda de Música la Artística, celebró la Procesión de Traslado de la Patrona hasta el domicilio en que aguarda hasta las 10 de la mañana, cuando tras la partida del Santísimo desde la iglesia, acceden una por la calle Salamanca y el otro por la calle Queremón Alfonso para una vez enfrontados en la Plaza de la Malva realizar las tradicionales reverencias. El Santo Encuentro culmina cuando le es retirado el velo a la Virgen del Remedio y se deposita en sus manos un ramillete de claveles rojos, momento en que los presentes irrumpen en un fuerte aplauso. Tras el Encuentro ambos Pasos regresan a la parroquia en una de las procesiones que más público congrega en toda la Semana Santa.    
 
 
 
Pablo Jaén Mira
Cronista de la J.M.C.S.S.M

Crónica publicada en la revista Cruz de Guía 2007

Volver arriba

 
  Desde el 14/02/2010, esta Web ha recibido 79565 visitantes (301277 clics a subpáginas)  
 




Resolución de pantalla 1024 X 768 píxeles o superior.
Página web creada, diseñada y actualizada por Francisco Jaén.
  Copyright ©  2009-2017. Todos los derechos reservados.     Aviso legal.