Semana Santa Monůvar - Cronica 2017

   
  Semana Santa Monůvar
  Cronica 2017
 
  Crónica de la Semana Santa 2017

LA MUERTE NO ES EL FINAL

La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo trae consigo una enseñanza que se nos pasa desapercibida. Somos nosotros los que matamos al Señor cada vez que con nuestros hechos, actos y testimonios, le defraudamos. La Resurrección viene dada cuando amamos al prójimo, y en consecuencia amamos a Dios. En esa Resurrección está la vida, la muerte, así pues, no es el final. La paz interior de cada uno es la que anima a seguir disfrutando de los nuestros.

Lo vemos cada Semana Santa, lo notamos y lo apreciamos como se aprecian los regalos que vienen por sorpresa. Disfrutamos del AMOR de Dios. Ese amor sin condiciones, sin cortapisas ni chantajes. Un amor que se nos ofrece cada Jueves Santo en las eucaristías de por la tarde. Este valor que mueve el mundo, es el único valor que triunfa: OMNIA VINCIT AMOR, el amor todo lo vence. Y de ese AMOR de Dios vamos a hablar en cada Semana Santa, porque es el protagonista, aquello que se nos da sin recibir nada a cambio.
La Semana Santa de 2017 estaba organizada ya desde finales de noviembre por la mayoría de las cofradías y hermandades, aunque el equipo de redacción de la revista Cruz de Guía, ya había escrito fechas e itinerarios pactados. ¡Qué bien resulta todo cuando se organiza bien!

A finales de febrero se presentó la revista de nuestra Semana Santa, Cruz de Guía, por D. Javier Muñoz Pérez, pregonero de la Semana Santa 2016 y a continuación, y hasta el día del pregón de 2017, comenzamos con las eucaristías de cada cofradía. Todos estos preliminares, inmersos en el tiempo litúrgico de Cuaresma, motivan, ambientan al cristiano que desea  impaciente la Semana grande para todos los cristianos.

Fue el pregón de 2017, un discurso que no se olvidará. Nuestro anterior vicario, D. José Miguel Sánchez Florido, recordó, con sencillez y ternura, lo que significa la pasión del Señor. No obstante, recordaremos, además, ciertas llamadas de atención, llamadas a la sensatez de los cofrades. Se nos recordó cuáles son las funciones que debía tener una hermandad y se nos animó a modificar actitudes.

De ahí pasamos al deseado Domingo de Ramos. Un domingo, que gracias a Dios, últimamente, salió luminoso. Como cada año, el Burret, precioso y su directiva orgullosa, lástima que al llegar al templo, como bien dijo el pregonero, muchos dejásemos a Dios, solo, en la puerta.

La tarde del domingo 9 de abril llenó la parroquia de cofrades inusuales que colocaron a sus titulares en  sus tronos y carrozas. El Burret se situó en la capilla de la Virgen del Remedio ante la mirada de Nuestra Sra. de la Soledad. Todo quedó en orden y la parroquia parecía por unos momentos un museo de arte sacro.

La Semana Santa propiamente dicha arrancó el 2017 con un reto deseado por parte de la Cofradía del Santo Sepulcro y Jesús Cautivo, quien decidió subir el trono y al cristo cautivo a la Torre del Reloj de nuestra ciudad. Dicho y hecho. Allí lo pudimos ver, desde el ayuntamiento. El cautivo, otra vez, melena al viento, saludaba a sus devotos, creando una maravillosa estampa. Espectacular y conmovedora imagen la que muchos vimos desde la Riba de Delfín cuando la cofradía pasó por el jardín de la Plaza de la Malva. El cautivo, mecido en demasía, según opinaron algunos, emocionó y fue aplaudido.

El Martes Santo, laborable como el lunes, terminó con la procesión de Nuestro Padre Jesús nazareno. Su cofradía estrenaba Junta Directiva y fue un día muy especial para Manuel Payá Morales, su hermano mayor. Espléndida inauguración en su nuevo cargo como presidente de esta querida cofradía que año tras año nos trasporta al recorrido del vía crucis con la imagen del nazareno con su cruz a cuestas.

Desde hace unos años, muchas voces se han revelado y opinan sobre el hecho de unir en un encuentro a dos vírgenes en una plaza el Miércoles Santo. Argumentos que han desembocado en cambios de nomenclatura ante dicha unión poniéndole Encuentro entre cofradías. Con todo, el “Encuentro” se volvió a producir y volvió a emocionar: el decorado ayudaba. La Plaza de la Sala fue la elegida para unir a dos cofradías hermanadas, Ntra. Sra. De los Dolores y Ntra. Sra. de la Soledad que no defraudaron a los asistentes. Un minuto de silencio, inesperado, sirvió de motivo de recogimiento y oración profunda.

El Jueves Santo, como hemos comentado, recibe al Amor de Dios. En el caso que nos ocupa, en forma de eucaristía compartida. Dios se entrega por nosotros. Pero ocurren muchas cosas más en este día. El servicio como valor se hace presente y coge forma de toalla para lavar los pies a la humanidad. Quien no vive para servir, no sirve para nada. Y ahí está Dios para recordarnos cada Jueves Santo el valor de la entrega al otro. Ya bien entrada la noche el pueblo se oscurece y se arrodilla ante el paso de un Cristo muerto ya en la cruz. Una cofradía hace posible que todos lo veamos. Refleja con sus innumerables cofrades la pasión en mayúsculas. El dolor de una madre, que está siempre esté donde esté, lo tenemos en el rostro lloroso de María Santísima de la Esperanza que tras su hijo acompaña a cuantos recoge en el camino. Son las calles Mollana, Fonament y Bartolico las privilegiadas para divisar desde lo alto a esta larguísima hermandad, calles propicias para recoger a multitud de devotos, curiosos y meros espectadores. El Jueves Santo inaugura el triduo Pascual, que este año inventaba un nuevo, pero repetido lema: La Muerte no es el final.

Cada Viernes Santo la parroquia se prepara de buena mañana para celebrar la pasión y muerte del Señor. El Viernes Santo del 2017 no fue de otra manera y a las doce del mediodía, D. Enrique, nuestro párroco, volvió a celebrar la Hora Santa. Precioso estaba la capilla de la Virgen del Remedio, con el Santísimo en lo alto. A las cinco de la tarde la celebración de la pasión y muerte del Nuestro Señor volvió a congregar a los de siempre y a las 19´30h comenzó la procesión del Santo Entierro. Sin novedad se realizó la procesión, aunque volvieron a  realizarse los inoportunos parones a causa de la separación entre cada cofradía. Una vez entrada la cofradía de Ntra. Sra. de la Soledad, se procedió al entierro del Señor por parte de la cofradía del Santo Sepulcro y Jesús Cautivo. El paso del Señor, acompañado por la Virgen de la Soledad con la ayuda de los músicos de diferentes cofradías que nos deleitaron con la canción La Muerte no es el final de Cesáreo Gabaráin Azurmendi, puso en silencio sepulcral a todos los que allí estuvimos. La parroquia enmudecía y el Señor moría con todos nuestros pecados a cuestas.

El Sábado Santo, bien temprano, las cofradías dejaron el templo reluciente con la ayuda de algunos voluntarios y la Mayordomía de la Virgen del Remedio, como cada año, colocó a la patrona en sus andas para el Domingo. El altar se engalanó como es debido y como novedad, la peana del cirio pascual se situó, centrado, bajo el altar mayor, exquisitamente engalanado.  La Vigilia Pascual reunió a muchos feligreses y se celebró la Resurrección del Señor como es debido. Un detalle inesperado fue el saludo de felices pascuas, individualizado, de nuestro párroco D. Enrique Abad a los allí reunidos, detalle que fue recibido con agrado.

El Domingo de Resurrección salió luminoso. Buen estar y buen ambiente. Buena acogida tuvo el retraso de los actos una hora para mejorar la organización. La Virgen del Remedio, enlutada, se resguardó en casa de los Durá hasta la hora del Encuentro con su Hijo. Una vez en la Plaza de la Malva, y oyendo que llegaba el Santísimo, gracias a la Marcha Triunfal, la Santísima Virgen del Remedio ya esperaba. Tras las reverencias de rigor, y quitado el velo, aplausos, himno nacional, vivas y suelta de palomas. Con la presencia un año más de la Reina y Corte de Honor 2017 se regresó en procesión a la Parroquia para la celebración de la Misa de Pascua.

La muerte no es el final del camino. Así versa la canción y así le damos sentido a la Resurrección de Nuestro Señor. Una buena enseñanza para los cristianos es la confianza en el Señor y que Él está siempre a nuestro lado.

 

Liberto Esteve Requena
Cronista de la J.M.C.S.S.M
 
Crónica publicada en la revista Cruz de Guía 2018

 
 
  Desde el 14/02/2010, esta Web ha recibido 88853 visitantes (334261 clics a subpáginas)  
 


Resolución de pantalla 1024 X 768 píxeles o superior.
Página web creada, diseñada y actualizada por Francisco Jaén.
  Copyright ©  2009-2018. Todos los derechos reservados.     Aviso legal.